Si necesitas acceder a una habitación que tiene bloqueada la puerta, no pierdas tiempo. Con unos sencillos trucos de los cerrajeros de repaexpress.com podrás hacerlo cómodamente. Tenerlos claros los sistemas de apertura implica saber actuar en caso de emergencia o cuando la situación lo requiera. ¿Quieres aprender cómo hacerlo?

Imagina que cierras accidentalmente la puerta de una habitación y se queda bloqueada. O que tu hijo ha bloqueado la puerta de su dormitorio y tienes una emergencia que requiere entrar a la estancia en la que se ha encerrado. Existen métodos muy eficaces para poder desbloquear la puerta de una habitación desde el exterior. No se trata de invadir la intimidad de otra persona, sino de saber actuar en el momento en que la situación requiera una intervención urgente.

La mayoría de las manillas y pomos que incluyen un seguro o pestillo para puertas interiores están diseñados con soluciones que permiten que la puerta se desbloquee desde el exterior. Tanto si la manilla de tu puerta es giratoria, como si el cierre se hace a través de un botón para presionar, con tan sólo un pequeño destornillador de cabeza plana o un alfiler rígido u otro instrumento similar podrás desbloquear la puerta en cuestión de segundos.

abrir puerta atascada

¡Abre la puerta bloqueada tu mismo!

Si tu pomo o manilla tiene como cierre un botón a presionar, lo que hay que hacer desde el exterior es localizar el pequeño agujero que encontrarás en el centro de la perilla exterior de la puerta. Es en este agujerito donde tendrás que meter un alfiler rígido, aunque valdría cualquier otro instrumento parecido.

Habitualmente, los fabricantes incluyen un alfiler de liberación del cierre cuando compras el kit de la puerta, pero si no lo tienes, lo has perdido o piensas que tardarías mucho tiempo en localizarlo, también puedes usar un clip de papel de tamaño grande, un destornillador pequeño o incluso un clavo fino; cualquier cosa alargada y con una rigidez suficiente podría valerte.

El sistema que resulta realmente efectivo para abrir la puerta es presionar con el alfiler en el agujero, de manera que esté ligeramente ladeado hacia arriba. Presionaremos con él el mecanismo del pasador que libera el cierre. Hay que apretar firmemente en este mecanismo hasta que notemos que el pasador se libera y la cerradura se desbloquea.

Con pomo de cierre giratorio

Otra opción es que la puerta tuviera un pomo de cierre giratorio. En este caso, lo que tendrías que hacer es localizar el agujero existente en el centro de perilla exterior de la puerta. Una vez localizado, lo más cómodo es coger un destornillador de cabeza plana, de manera que ésta encaje en el agujero de la puerta. Lo que tienes que hacer es dirigir el destornillador en el agujero hasta que se detenga, girándolo con mucho cuidado y aplicando una determinada presión, hasta que veamos que la punta entra en la pequeña ranura del mecanismo de cierre.

Entonces giraremos el destornillador introducido en la ranura muy despacio, en sentido contrario de las agujeras del reloj. Si notamos que el sistema no gira, a pesar de nuestra presión, lo intentaremos en el sentido contrario. Este giro es lo que nos permitirá abrir la puerta.

Si no tenemos un destornillador de cabeza plana a mano, podemos utilizar otro instrumento para abrir la puerta, como una moneda cuyo canto sea tan fino que pueda ser introducido en la ranura, un cuchillo redondeado para evitar accidentes, o cualquier otra herramienta de cerrajería similar.

Elegir la manilla o el pomo más adecuado

Si cambiamos el pomo o la manilla de nuestras puertas la estaremos aportando una nueva estética. Hay muchos modelos disponibles y una solución para cada necesidad. Sólo debemos hacer un ejercicio de reflexión acerca del uso que queremos darle y la estética de la estancia en la que lo vamos a colocar. Cambiar pomos o manillas antiguas por otras nuevas es una labor muy sencilla, que cualquier persona puede intentar.

Elegir un pomo o una manilla dependerá de nuestros gustos. La manilla es la palanca que permite accionar el mecanismo de apertura y cierre. Podemos encontrarla con una placa alargada o bien tipo roseta, donde la placa es sustituida por una base pequeña.

El pomo la misma misión que una manilla, solo que para abrir la puerta necesitaremos girarlo. Existen pomos de puertas de paso, mientras que otros tienen un pestillo. Estos últimos se suelen instalar en puertas de estancias que requieren de una mayor intimidad, como el dormitorio o los cuartos de baño, aunque también pueden instalarse en determinadas puertas de pisos compartidos, por ejemplo. En otros casos, los pomos cuentan con una llave de acceso, que hace aún más difícil la apertura. Este tipo de pomos suelen ser instalados en puertas de entrada a la vivienda.

En cuanto al tipo de acabados, los encontrarás metalizados en acabados inoxidables, cromados o aluminios, o bien en madera, entre otros.

Un consejo de Cerrajeros

¿Quieres dar a tu puerta un aire vintage? Utiliza pomos de forja, en porcelana, dorados o de latón, que imitan al oro antiguo. También los encontrarás de cuero, muy propicios para ciertos ambientes.

Consejos de bricolaje relacionados:

Cómo ya sabes, pregunta por nuestros precios de cerrajeros.

Última Modificación